Voy​ ​a​ ​ser​ ​¡¿mamá?!

Nunca me percibí como maternal.  Incluso, cuando tendría unos 20 años pensaba, si a los treinta no he tenido un hijo, por algo tengo útero, así que procrearé con inseminación artificial… pero aún ahí no me determinaba como madre, sino como alguien que puede tener un hijo, para mí, desde ese entonces, conceptos muy distintos.

Y la vida sucedió, tenía 26 años y supe que estaba embarazada… lo supe desde que lo concebí, es algo totalmente instintivo, primario, pero yo siento que sé, exactamente cuándo concebí a mis tres hijos.

El examen casero de embarazo no es suficiente, ni el de sangre siquiera, que lo confirme un médico, ése era el dato que requería para asumir mi nueva condición: madre gestante.  Sin embargo, nada.  Con observar la econosonografía constataba que había un ser humano dentro de mi cuerpo, que sus huesitos eran perfectos, su columna tenía maravillosas y diminutas vértebras.  Realmente, lo que me entusiasmaba era ver cómo un ser humano diminuto, es perfecto.  No me sentía… mamá.

Pasaron los meses, crecía la panza, pero, ¿y el instinto materno?, ¿dónde estaba?

Nació mi primer hijo. Mi familia decía que era bello, el más guapo del hospital.  Cuando lo vi, realmente me fijé más en que esté completo que en si era lindo.  O sea, seguía siendo una mujer que tenía un hijo.

Lo amamanté, lo cuidé, aseé, pero… ¿y el llamado de la Naturaleza?

Dos días después en casa, en la madrugada, me desperté al oír un sonido extraño, inusual.  Era el sonido de rascar sábanas con las uñitas de las manitas de los bracitos del cuerpito de MI HIJO. Sí, por fin, el instinto tocó tierra conmigo, recién ahí asumí: Ese ser humano que produce ese casi imperceptible sonido es mi hijo, yo soy su madre, estamos unidos por siempre por ese lazo que de repente se hizo evidente, el amor de madre por su hijo, de mamífero por su cría y más, mucho, mucho, mucho más que eso.  Ahora sí era mamá, me sentía mamá, me sabía mamá.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *