¿Por​ ​qué​ ​me​ ​hice​ ​maestra?

No es la primera vez que publico la respuesta a esta pregunta, tanto así que, mi hija 
hasta​ ​hizo​ ​un​ ​video​ ​de​ ​ello.  
Poema​ ​autobiográfico 
Y volviendo al asunto, me hice maestra porque sencillamente seguí la ruta que se me 
abría a medida que iba caminando por la vida. Cuando niña, no jugaba a la mamá, 
jugaba a la maestra. No lo hacía porque en mi familia hubiese maestros, soy la primera 
y única. No lo hacía porque quería imitar a una en particular, es más, creo que, a los 
seis, siete años, me eran como indiferentes mis maestras. Solo lo hacía. Aunque 
confieso que tenía ideas raras como, si tengo un hijo y llora mucho, lo boto a patio 
trasero y si llora más, lo boto al patio de la casa de atrás. Por lo tanto, lo que hacía era 
de lo más natural para mí; no me gustan los niños, pero cómo disfruto jugando a la 
maestra. 
Les hacía lista de asistencia y marcaba cuando faltaban. Les hacía cuadernos y 
calificaba sus tareas, las que registraba en el formato respectivo. Les tenía asignados 
puestos en la clase y siempre estaban cerca de mi “escritorio” (caja de cartón) mis dos 
muñecos negros, porque intuía eso que luego llamarían en Ecuador, educación 
intercultural​ ​de​ ​calidad​ ​y​ ​calidez​ ​en​ ​el​ ​marco​ ​de​ ​la​ ​inclusión​ ​social​.  
Junto a  los muñecos negros, luego seguían los muñecos bebés, después los regulares 
o sin algo particularmente distintivo y en la última fila las Barbies y los robots de mi 
hermano​ ​menor. 
¿Esa​ ​organización​ ​sería​ ​producto​ ​de​ ​algún​ ​reducto​ ​de​ ​mi​ ​subconsciente?  
En todo caso, pasaba horas y horas dando clases de Ciencias Naturales, de Matemáticas 
y francamente, no recuerdo si también había clases de Estudios Sociales o Lengua, por 
cierto,​ ​lo​ ​que​ ​hoy​ ​más​ ​me​ ​apasiona​ ​dar​ ​en​ ​cátedra​ ​universitaria… 
Así comencé a ser maestra, con intuición por dar oportunidad de educación de forma 
equitativa, ya que siempre me repetía algo que decía mi madre: “La única diferencia 
entre la empleada doméstica y yo, es que las dos no tuvimos las mismas oportunidades 
de educación. Ahora yo soy la señora de la casa y ella la empleada. Y eso no es justo, ni 
correcto.​ ​​ ​Las​ ​dos​ ​somos​ ​mujeres​ ​PUNTO.”

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *